968 90 90 20 serveco@serveco.es

Incentivos a emprendedores en el Impuesto de la renta y exenciones en el pago único del desempleo

El Real Decreto Ley 4/2013 ha introducido las siguientes novedades en el ámbito del impuesto sobre la renta de las personas físicas.

Con fecha de efectos 1 de enero del 2013 se regulan las siguientes novedades en este impuesto

Prestaciones por desempleo percibidas en la modalidad de pago único.
Antes de la reforma la percepción del desempleo en la modalidad de pago único estaba exenta hasta 15.500
€. Ahora, esa limitación desaparece y la percepción del desempleo en la modalidad de pago único en sus diversas vertientes está íntegramente exenta, sin limitaciones.

En consecuencia, la regla de imputación temporal que contemplaba la normativa del IRPF para evitar la progresividad del impuesto, desaparece.

Reducción en el rendimiento neto de contribuyentes que tributan en estimación directa.
Se añade una nueva reducción del 20% del rendimiento neto positivo para los contribuyentes personas físicas que hubieran iniciado su actividad a partir del 1 de enero de 2013.

Dice así la nueva redacción:
Los contribuyentes que inicien el ejercicio de una actividad económica y determinen el rendimiento neto de la misma con arreglo al método de estimación directa, podrán reducir en un 20 % el rendimiento neto positivo declarado con arreglo a dicho método, minorado en su caso por las reducciones previstas en los apartados 1 y 2 anteriores, en el primer período impositivo en que el mismo sea positivo y en el período impositivo siguiente.

Se entenderá que se inicia una actividad económica cuando no se hubiera ejercido actividad económica alguna en el año anterior a la fecha de inicio de la misma, sin tener en consideración aquellas actividades en cuyo ejercicio se hubiera cesado sin haber llegado a obtener rendimientos netos positivos desde su inicio.

La cuantía de los rendimientos netos sobre la que se aplicará la citada reducción no podrá superar los 100.000 € anules, de modo que la reducción no podrá ser superior a 20.000 €.

Tampoco resultará de aplicación la reducción en el período impositivo en el que más del 50 % de los ingresos del mismo procedan de una persona o entidad de la que el contribuyente hubiera obtenido rendimientos del trabajo en el año anterior a la fecha de inicio de la actividad.

Abrir chat