968 90 90 20 serveco@serveco.es

Tras la generalización del teletrabajo en España debido al confinamiento, la aprobación del Real Decreto-Ley 28/2020 culmina un intenso debate sobre la regulación de esta actividad. La forma en que se ha venido desarrollando esta actividad ha puesto de manifiesto una serie de problemas. Y, ¿qué modificaciones supone esta nueva normativa? ¿Cuáles de estas dificultades ha conseguido suplir?

La principal novedad que propone el Real Decreto-Ley 28/2020 está relacionado con los gastos y las obligaciones del trabajador que teletrabaja. Según el documento, la persona trabajadora no asumirá ningún desembolso relacionado con el equipo, las herramientas, medios y consumibles relacionados con el desarrollo de su actividad.  Asimismo, esta tiene la obligación de determinar condiciones y aspectos relevantes como el derecho a la desconexión, la flexibilidad horaria y la reversibilidad del teletrabajo.

El nuevo Real Decreto-Ley se basa en la “voluntariedad” de la persona trabajadora y la empleadora y requerirá la firma del acuerdo de trabajo a distancia. Este documento  deberá formalizarse por escrito, registrarse en la oficina de empleo y entregarse a la representación legal de las personas trabajadoras.

 

Diferenciación entre trabajo a distancia, teletrabajo y presencial.

El Real Decreto-ley 28/2020, de 22 de septiembre, de trabajo a distancia, se unirá al art. 13 del Estatuto de los Trabajadores. Este texto incluirá de manera novedosa la distinción entre las diferentes modalidades de trabajo a distancia, teletrabajo y presencial.

  • La definición del trabajo a distancia. Se trata de la forma de organización del trabajo o de realización de la actividad laboral conforme a la cual esta se presta en el domicilio de la persona trabajadora o en el lugar elegido por esta, durante toda su jornada o parte de ella, con carácter regular.
  • La definición del teletrabajo. Es aquel trabajo a distancia que se lleva a cabo mediante el uso exclusivo o prevalente de medios y sistemas informáticos, telemáticos y de telecomunicación.
  • La definición del trabajo presencial.  El empleo presencial es aquel que se presta en el centro de trabajo o en el lugar determinado por la empresa.

Este documento añade que tan solo será considerado como trabajo a distancia regular aquel que cumpla tres condiciones. Los requisitos son que se preste a un periodo de referencia de tres meses, con un mínimo del 30% de la jornada o el porcentaje proporcional equivalente en función de la duración del contrato de trabajo. 

 

Otras normas del Real Decreto-Ley 28/2020

El Real Decreto-Ley 28/2020 expone además otra serie de normas como:

  • La obligación de suscribir acuerdos de teletrabajo entre el empleador y las personas trabajadoras.
  • La consideración del porcentaje mínimo del 30% del trabajo realizado a distancia (dos días semanales), en un período de referencia de tres meses.
  • El carácter voluntario y reversible de la prestación realizada a distancia.
  • Las garantías para el trabajador: flexibilidad horaria y derecho a la desconexión.
  • Aportación de los medios adecuados, remuneración por los gastos generados, derechos de formación y promoción profesional, medidas de prevención de riesgos laborales, prioridad para los puestos presenciales en caso de reversibilidad, etc.
  • Regulación de medidas de vigilancia y control por parte del empleador. La empresa podrá adoptar las medidas que estime más oportunas de vigilancia y control para verificar el cumplimiento por la persona trabajadora de sus obligaciones y deberes laborales.
  • No constituirán causas justificativas de la extinción de la relación laboral o de la modificación sustancial de las condiciones laborales: la negativa del trabajador a la actividad, el ejercicio de su reversibilidad al trabajo presencial, su falta de adaptación o la ineptitud sobrevenida, cuando se vinculen exclusivamente con esta fórmula de ejecución del trabajo.

La nueva regulación de este decreto no será de aplicación al personal laboral al servicio de las Administraciones Públicas. Estos regirán por su normativa específica.  Hasta que se apruebe esa normativa específica, se mantendrá en vigor lo previsto por el artículo 13 del Estatuto de los Trabajadores.

Al trabajo a distancia implantado excepcionalmente en aplicación del artículo 5 del Real Decreto-Ley 8/2020, de 17 de marzo, o como consecuencia de las medidas de contención sanitaria derivadas de la COVID-19, y mientras estas se mantengan, le seguirá resultando de aplicación la normativa laboral ordinaria (D.T. 3ª Real Decreto-Ley 28/2020, de 22 de septiembre).

Si tiene alguna cuestión sobre el Real Decreto-Ley 28/2020, recuerde que el equipo de Serveco Asesores está a su completa disposición para resolverlas. ¡Contacte con nosotros!

 

Abrir chat