968 90 90 20 serveco@serveco.es

La Sala de lo Civil del Tribunal Supremo (TS) ha determinado en su Sentencia 716/2016, de 30 de noviembre, el alcance de los efectos restitutorios de la declaración de nulidad de los contratos de adquisición de participaciones preferentes y obligaciones subordinadas por error en el consentimiento.

En el caso concreto, los demandantes habían solicitado la nulidad de los contratos de suscripción de dichos productos financieros por error vicio del consentimiento, y la restitución del total capital desembolsado.

La sentencia de primera instancia estimó la demanda. Declaró la nulidad de los contratos, y condenó a la comercializadora de estos productos, NCG Banco S.A. (entidad resultante de la fusión de CaixaGalicia y Caixanova) al reintegro del capital, con los intereses legales desde las respectivas fechas de suscripción de los productos, con deducción de las cantidades percibidas por los inversores durante los años de vigencia de los contratos en concepto de rentabilidad de los productos. No obstante, no condenó al pago de los intereses devengados por las cantidades percibidas por los clientes como rendimientos.

La Audiencia Provincial de Pontevedra desestimó el recurso de apelación interpuesto por la entidad bancaria, pero ahora el TS sí ha estimado su recurso de casación. En concreto el TS acuerda mantener los pronunciamientos de la sentencia de primera instancia, pero añade que los demandantes tienen que devolver a la entidad bancaria los títulos litigiosos, o lo percibido del FROB por su canje, y que la restitución de las cantidades percibidas por los inversores como rendimientos incluirá el interés legal generado desde su percepción.

El TS recuerda que los efectos de la declaración de nulidad de adquisición de estos productos financieros alcanzan a ambas partes, comercializadora y adquirentes, lo que implica que los efectos de la nulidad deben ser la restitución por la entidad comercializadora del importe de la inversión efectuada por los adquirentes, más el interés devengado desde que se hicieron los pagos, y el reintegro por los compradores de los rendimientos percibidos más los intereses desde la fecha de cada abono.

Se trata de la aplicación de la solución adoptada por los artículos 1295.1 y 1303 del Código Civil al regular los efectos de la rescisión y de la declaración de la nulidad del contrato, respectivamente, mediante una regla que obliga a devolver la cosa con sus frutos y el precio con sus intereses.

Por último, el TS añade que las normas que se citan en la sentencia recurrida para justificar que la restitución prestacional que han de efectuar los demandantes no devengue intereses (artículos 60 y 62 del Texto Refundido de la Ley General de Consumidores y otras normas de protección de consumidores adquirentes de servicios y productos financieros) no establecen excepción alguna a la regla de reciprocidad en la restitución de las prestaciones en caso de nulidad contractual, por lo que no resultan de aplicación al caso.

Abrir chat