La letra pequeña de la deducción por alquiler de vivienda