La guerra fiscal entre CCAA deja más ricos en Madrid y menos en el resto de España