La eliminación del libro de visitas ahorrará 700 millones