La banca pagará los impuestos de la hipoteca y el cliente la tasación