Gastos fijos del inmueble durante el tiempo que no está arrendado: ¿son deducibles?