España y Francia, únicos países de la UE con impuesto sobre el patrimonio