“Cabeza, mesura y sentido común” en el control del registro de la jornada