Bruselas multiplica los datos a incluir en los contratos laborales