Bases imponibles negativas de ejercicios prescritos, ¿afectan a ejercicios “vivos”?