¿Me puedo deducir íntegramente la amortización de los activos de mi empresa?